Taxonomía de Bloom

by Andrea Ríos López

Taxonomía de Bloom.

Introducción.

El propósito de la taxonomía de los objetivos educacionales es sentar los fundamentos de una clasificación de las metas del sistema educacional. Es de apoyo a los maestros, administradores, especialistas profesionales e investigadores ocupados en los problemas relativos al currículo ( conjunto de objetivos, contenidos, criterios metodológicos y de evaluación que orientan la actividad académica) y la evaluación. La taxonomía propuesta por Bloom y sus colegas presentan un amplio margen de metas educacionales y resultados posibles en el área cognoscitiva, afectiva y psicomotora. La manera en que fue estructurada la Taxonomía obedecería a un sistema educacional-lógico-psicológico. Educacional, ya que el aprendizaje es primordial así como la elaboración del currículo; Lógico, en el sentido de definir los términos con la mayor precisión posible y usarlos coherentemente; Y psicológico al corresponder de manera armoniosa a las teorías psicológicas vigentes.

BENJAMIN BLOOM Y SU TAXONOMIA

Benjamín Bloom nació en Lansford, Pensilvania el 21 de febrero del 1913, fue psicólogo y también pedagogo con una marcada influencia. Entre sus principales aportaciones al campo del aprendizaje se encuentra la taxonomía de objetivos de la educación.  

Sus principales contribuciones a la educación son:

Aprendizaje de maestría.

Modelo del desarrollo del talento.

Clasificación de la taxonomía de objetivos educativos.

TAXONOMIA DE DOMINIOS DEL APRENDIZAJE:

Esta se encuentra basada en la idea que las operaciones mentales pueden clasificarse en seis niveles de complejidad que se dan en forma creciente. Ahora bien el desempeño que se de en cada nivel depende del dominio del alumno en el nivel o bien niveles precedentes. Un ejemplo a esto podría ser la capacidad de evaluar, el nivel más alto en cuanto a la taxonomía cognitiva se basa en que el estudiante, para poder evaluar, debe primero disponer de la información necesaria, comprender esa información, ser capaz de aplicarla, de analizarla, de sintetizarla y , finalmente de evaluarla.

La idea central de esta taxonomía es aquello que los educadores deben querer que los alumnos sepan, es decir son los objetivos educacionales. Tienen una estructura jerárquica que va de lo más simple a lo más complejo o elaborado, hasta llegar al de evaluación. Cuando los maestros programan deben tener en cuenta estos niveles y mediante las diferentes actividades, deben ir avanzando de nivel hasta conseguir los niveles más altos

Los presupuestos teóricos de Bloom partían de las bases teóricas del Conductismo y del Cognitivismo.

Otro aspecto importante a mencionar acerca de la taxonomía es que es considerada también una clasificación pero no simple como se recalcó anteriormente puesto que ésta enmarca diferentes objetivos y habilidades que un educador puede proponer al estudiante. La taxonomía de Bloom asume el aprendizaje a niveles superiores y depende de la adquisición del conocimiento y habilidades de ciertos niveles inferiores. Al mismo tiempo, muestra una visión global del proceso educativo, promoviendo una forma de educación holística.

Esta clasificación ha sido concebida como una clasificación de los comportamientos estudiantiles que representan los resultados deseados del proceso educativo.

PRINCIPIOS ORIENTADORES DE LA TAXONOMIA:

1. Principio didáctico: la taxonomía debe apoyarse sobre los grandes haces de objetivos perseguidos en los procesos de enseñanza.

2. Principio psicológico: la taxonomía debe corresponder, en todo lo posible, en conocimiento actual en materia de psicología en aprendizaje, no puede oponerse a los conceptos considerados básicos y válidos para la misma.

3. Principio lógico: las categorías de la taxonomía deben articularse entre ellas de modo coherente y además poder ser subdivididas.

4. Principio objetivo: la jerarquía de los objetivos no corresponde a una jerarquía de valores y los términos empleados no implican juicios de valor. Todos los comportamientos tienen el mismo valor, pues cada uno de ellos cumple una función dentro de la secuencia del aprendizaje.

PRINCIPIO ESTRUCTURAL:

Además de los principios orientadores la taxonomía también posee un principio estructural este es el principio de la complejidad creciente. Según este principio es posible ordenar, los comportamientos de los más simples hasta llegar a los más complejos. Esto quiere decir que los problemas resueltos con cada comportamiento también tendrán una dificultad creciente.

Estructura del dominio Cognoscitivo. Siguiendo esta línea la taxonomía tiene 6 clases de objetivos según el dominio cognoscitivo, en el cual se da un desarrollo desde pensamientos de orden inferior (conocimiento), hasta los de orden superior como la evaluación, es este mismo proceso ascendente el que podemos notar en los otros dos dominios.

• Conocimiento: Evocación de hechos, términos, datos y principios que se expresan de la misma forma en la que fueron aprendidos.

• Compresión: entendimiento del material estudiado sin necesidad de relacionarlo con otras materias. Se expresan en propias palabras. Tratan de determinar si los estudiantes entienden la información de manera discernible. En este caso, los estudiantes pueden decir, “ahora si lo entendí”.

• Aplicación: se refiere a la capacidad de usar el material aprendido en nuevas situaciones con un mínimo de indicaciones. Incluye la aplicación de reglas, conceptos, métodos y teorías de resolución de problemas.

• Análisis: consiste en la habilidad de dividir el material en sus partes componentes para que se pueda entender su estructura. Incluye identificar las partes, examinar cómo se relacionan las partes entre sí y con el todo y reconocer los principios de organización presentes.

• Síntesis: se refiere a la habilidad de reunir las partes para formar un plan que es nuevo para el alumno.

• Evaluación: se ocupa de la capacidad de juzgar el valor del material basándose en criterios específicos.

Estructura del dominio Afectivo. En el dominio afectivo las categorías se dan de la siguiente manera:

• Recepción: en este nivel, la recepción se da cuando los alumnos pasan de ser apenas conscientes de la información cognitiva a recibirla, y luego a dirigirle su atención aun cuando podrían estar distraídos.

• Reacción: trata el grado de voluntad de los alumnos a reaccionar ante las estrategias cognitivas, que van desde el consentimiento hasta la cooperación y el entusiasmo por la tarea de aprendizaje.

• Valor: abarca desde la opinión del alumno acerca del valor de la habilidad hasta su elección de esta habilidad en lugar de una anterior y el desarrollo de un firme compromiso para con ella.

• Organización: este nivel abarca la identificación por parte del alumno de las características de la habilidad cognitiva hasta la reunión de los elementos, características y otros atributos en un todo coherente.

• Caracterización: el uso de las estrategias se ha convertido en un hábito por parte de los alumnos y lo han incorporado sistemáticamente a su filosofía de aprendizaje.

La combinación de las taxonomías cognitiva y afectiva provee una base solida para motivar a los alumnos a ejercitar los niveles superiores de sus funciones intelectuales como parte regular del aprendizaje.

Estructura del dominio del dominio Psicomotor. Por ultimo en el dominio psicomotor se dan las siguientes categorías:

• Movimientos reflejos

• Movimientos naturales o fundamentales

• Aptitudes receptivas

• Cualidades físicas

• Movimientos de destreza

• Comunicación no verbal.

LA METACOGNICIÓN

Es la única categoría que no se cita explícitamente en ninguno de los niveles. Sin embargo, al analizar o justificar sus razones para seleccionar entre opciones igualmente viables en el nivel de la evaluación, el alumno debe reflexionar sobre los procesos que usó para llegar a esta elección y reunir datos para apoyarla. Esta conciencia de los procesos de razonamiento usados constituye la esencia de la metacognición. Los demás componentes, tales como considerar la autoverificación como una habilidad valiosa, una actitud positiva hacia el estudio y una atención al aprendizaje a través de la introspección y práctica, muy probablemente resulten del uso correcto, frecuente y sistemático de los niveles más altos de la taxonomía.

DIFERENCIA CRUCIAL ENTRE COMPLEJIDAD Y DIFICULTAD

Ambas describen operaciones mentales totalmente diferentes, sin embargo, se usan como sinónimos.

La complejidad describe los procesos mentales que el cerebro usa para manejar la información. En la taxonomía de Bloom, puede ser descrita por cualquiera de las seis palabras que representan los seis niveles.

La dificultad se refiere a la cantidad de esfuerzo que el alumno tiene que hacer dentro de un cierto nivel de complejidad para alcanzar el objetivo del aprendizaje. Es posible que una actividad de aprendizaje se convierta en más difícil sin necesidad de que sea más compleja.

Un estudiante puede esforzarse mucho para cumplir una tarea de aprendizaje y al mismo tiempo procesar a nivel intelectual más bajo. Al tratar de estimular a los estudiantes, es más probable que los maestros aumenten la dificultad y no la complejidad a manera de desafío. Es posible que esto sea porque no reconocen la diferencia entre estos conceptos o porque creen que la dificultad es el mejor método de alcanzar los niveles más altos de razonamiento.

TRES DOMINIOS: Cognoscitivo, afectivo y psicomotor.

La taxonomía de Bloom considera al hombre como un todo, pero por razones didácticas las categorías a considerar en cuanto al aspecto educativo han sido agrupadas en tres áreas de dominio. Estos son el cognoscitivo, el afectivo y el psicomotor, cada uno ordenado por categorías crecientes según su orden de complejidad. A pesar de que estas fueron creadas en conjunto fueron creadas de la siguiente manera: la cognoscitiva fue creada por Bloom, la afectiva es obra de Krathwhol, y por último el dominio psicomotor fue creado por Harrow.

Dominio cognoscitivo: abarca los objetos que subrayan el hecho de recordar o reproducir algo que supuestamente ha sido aprendido antes, así como aquellos que implican la solución de alguna tarea intelectual, para la cual el individuo debe determinar primero cual es el problema esencial, y después, reordenar el material que ha recibido, o combinarlo con ideas, métodos, o procedimientos conocidos previamente. Los objetos cognoscitivos van desde la simple evocación de los materiales adquiridos hasta algunas formas muy originales y creativas de combinar y sintetizar nuevas ideas y datos. Los objetivos que se pueden encontrar en este dominio son los que se refieren a la memoria o evocación de los conocimientos y al desarrollo de habilidades y capacidades técnicas de orden intelectual. La mayoría de objetos educacionales caen en este dominio.

Características importantes del modelo

1. Estos niveles son cumulativos, es decir, el conocimiento de cada nivel incluye los de menos complejidad. Un alumno no puede comprender el material si no lo sabe. De la misma manera no se puede aplicar correctamente lo que aprende sin comprenderlo.

2. Los tres niveles más bajos (conocimiento, comprensión y aplicación) describen un proceso de pensamiento convergente por el cual el alumno recuerda y concentra lo que sabe y comprende para aplicarlo a la resolución de un problema. Los tres nieles superiores (análisis, síntesis y evaluación) describen un proceso de pensamiento divergente, porque el procesamiento del alumno se traduce en nuevas percepciones y descubrimientos que no formaban parte de la información original. Cuando el pensamiento del alumno esta en estos niveles superiores, su pensamiento fluye naturalmente de uno a otro y los limites desaparecen.

Dominio afectivo: Comprende los objetos que destacan un tono emocional, un sentimiento un grado de aceptación o rechazo. Van desde la simple atención ante fenómenos seleccionados hasta cualidades de carácter y conciencia, complejas pero internamente coherentes. Estos son encontrados en literatura educacional, expresados en términos de actitudes, intereses, valores y conjuntos de emociones o predisposiciones.

En el área afectiva como en la cognoscitiva, es posible ordenar jerárquicamente los comportamientos, pero al principio ordenar del continuo afectivo es específicamente la internalización. La internalización ha sido definida como: “incorporar algo en la mente o cuerpo, adoptar como propias ideas, prácticas, pautas o valores de otra persona o de la sociedad. La expresión “incorporar a uno mismo” es la que resume el sentido de internalización. Ahora bien, en la Taxonomía aparece con distintos grados y forma un continuo de conductas, esto es la internalización parte de una adopción incompleta de ciertas pautas y valores, hasta una incorporación completa.

En el plano de la formulación de objetivos educacionales, es la exigencia profunda de conocer al otro y de conocerse a uno mismo, de modo que el diálogo tenga un objetivo común y aceptado por ambos. De una manera más práctica, al formular un objetivo educacional afectivo, hay que hacerlo desde el “yo y la circunstancia” del educando, sabiendo que dentro de esa circunstancia está el educador con su propia circunstancia.

Dominio psicomotor: contiene los objetos que subrayan alguna habilidad muscular o motora, alguna manipulación de materiales o cualquier acto que requiera coordinación neuromuscular. En la literatura educacional hemos encontrado pocos de estos objetivos. Cuando aparecen están relacionados generalmente con la escritura y el lenguaje, la educación física y los cursos técnicos y artesanales. El dominio Psicomotor concierne a la comunicación no verbal; los gestos y expresiones corporales facilitan y enriquecen la comunicación verbal. Mímicas y caricias, comportamientos motores íntimos de acercamiento o rechazo pueden establecer relación es más profundas y sutiles que las mismas palabras. Es bien sabido por todos que una precariedad psicomotriz provoca fácilmente sentimientos de inferioridad. La taxonomía del dominio psicomotriz debería servir para prescribir aprendizajes especiales o para guiar secuencialmente los esfuerzos dentro de un plan de enseñanza especial para deficiencias graves.

Bibliografía.

S. Bloom, Et Al (1990). “Taxonomía de los objetivos de la Educación” La clasificación de las metas educacionales. Décima Edición. México: Editorial El Ateneo.

Sousa, D. A. Como aprende el cerebro. Una guia para el maestro en clase .

Vásquez, E. M. (1985). Pricipios y Técnicas de Educación de Adultos . Costa Rica : Universidad Estatal a Distancia .

Anexos.

Cuadros respectivos al Dominio Cognoscitivo.

Verbos de instrucción.

Verbos de Instrucción del Dominio Afectivo.

TAXONOMÍA REVISADA DE BLOOM:

En los años 90, un antiguo estudiante de Bloom, Lorin Anderson y David R. Krathwohl, revisaron la Taxonomía de su maestro y la publicaron en diciembre de 2000. Uno de los aspectos clave de esta revisión es el cambio de los sustantivos de la propuesta original a verbos, para significar las acciones correspondientes a cada categoría. Otro aspecto fue considerar la síntesis con un criterio más amplio y relacionarla con crear (considerando que toda síntesis es en sí misma una creación); además, se modificó la secuencia en que se presentan las distintas categorías. A continuación se presentan las categorías en orden ascendente, de inferior a superior y se ilustran con la siguiente imagen:

Taxonomía de Bloom